Ismael De La Cruz

¿Cuánto cuesta y cuánto vale nuestro trabajo? Teoría del valor del trabajo

El valor del trabajo

El valor del trabajo

 

Este es un tema que se viene debatiendo desde la antigüedad, cómo valorar o tasar el precio de un producto. Adam Smith y David Ricardo abordaron esta cuestión, aunque fue el alemán  Karl Marx en su obra El capital donde explica su teoría de que el valor de un producto proviene del trabajo, esfuerzo y dedicación necesario para producirlo.

Por tanto, la idea se basa en que el trabajo y esfuerzo necesario para producir un bien ha de guardar una proporcionalidad con el valor o precio de dicho bien. Ya que esta teoría es muy bonita, no es nada sencilla de llevar a cabo en la práctica, por lo que Marx recurrió a que el precio ha de estar vinculado a la cantidad normal y lógica de trabajo necesario para producir un bien. De esta manera, se superaba un problema: por ejemplo, si un cocinero no muy bueno tarda 3 horas en hacer la comida y lo normal es que ese menú lo haga cualquier cocinero medio decente en una hora y media, como es lógico, por haber tardado el doble de tiempo en hacer la comida no tiene derecho a cobrar el doble de dinero a los comensales.

¿Y qué sucede con la oferta y con la demanda? ¿No está aceptado que ambos factores influyen directamente en el precio de un producto o trabajo? Marx dice que sí, pero que tiene incidencia en el corto plazo.

Ahora vienen algunos casos especiales, donde la teoría de Karl Marx parece que tiene poca aplicación. Imagínense las personas que hacen figuras de hielo (sí, esas figuras enormes exclusivamente con hielo). Su realización lleva horas y horas de trabajo, en cambio, no tienen valor esos productos. La respuesta de Marx es bastante simple al respecto, pero es la verdad: no todo trabajo tiene una utilidad, una demanda y por tanto un precio.

El ejemplo de las bebidas alcohólicas que cuanto mayor tiempo tienen más caras son (como por ejemplo los vinos, los whiskys, etc) es resuelto por la teoría aludiendo a que el factor tiempo influye para mejorar esos productos, de manera que a la hora de confeccionar el precio final, hay que sumar al esfuerzo invertido el tiempo que las barricas hacen su labor.

Yo me atrevería a añadir un inconveniente a la teoría de Karl Marx: ¿qué sucede con el trabajo de autor? Sí, aquellos trabajos elaborados por una persona que le añade su sello personal, su estilo, su personalidad. Ese autor tiene una marca, un renombre. Puede que le lleve 5 horas hacer una cosa, pero sólo por ser quién es, su producto o trabajo ya vale mucho más que las 5 horas que invierta otro autor…

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea