Ismael De La Cruz

Cómo afrontar las pérdidas en el trading, relativización del problema

Relativizar los problemas

Relativizar los problemas

 

La palabra relativizar significa literalmente conceder a algo un valor o importancia menor. Así de sencillo a la vez que difícil de llevar a la práctica. La teoría la conocemos todos, pero si no somos capaces de trasladarla a la práctica, todo habrá quedado en bonitas palabras e intenciones, pero nada más que eso.

Cuando hablamos de relativizar un problema, se puede aplicar a cualquier ámbito de la vida (personal, profesional, emocional), pero quiero centrarme en uno concreto que afecta y bastante a los traders y a los inversores en los mercados financieros: cómo afrontar una operación negativa en la que se pierde dinero.

Todo inversor sabe lo que es perder dinero en una operación, y en ocasiones bastante. Hay muchas maneras de reaccionar pero solo una es la efectiva para afrontarlo. Unos reaccionan con mucho genio e incluso agresividad (mal humor que terminan pagando los que le rodean como la familia, amigos y seres queridos), otros se sumergen en un estado depresivo y negativo que les va consumiendo la poca seguridad y entusiasmo que les quedaba en el cuerpo, y finalmente están aquellos a los que parece que les da igual, como si no hubiese pasado nada y en vez de reflexionar y aprender de los errores, resetean y olvidan demasiado rápido.

Cuando tenemos una operación con pérdidas, en primer lugar lo que hay que hacer es relativizar el problema, porque no se acaba el mundo, porque mañana saldrá de nuevo el sol y será un nuevo día, veremos a nuestra familia y amigos, los mercados volverán a abrir, los libros, las películas y la música permanecerán donde estaban. En definitiva, no pasa nada, es solo dinero lo que hemos perdido, no es un ser querido el que se ha ido de nuestro lado, es recuperable y reconducible la situación. Recuerden siempre que el 90% en la vida es actitud.

En segundo lugar, una vez que hemos relativizado el problema, es el momento de analizar de manera objetiva por qué hemos perdido. Hoy es mañana, de manera que no demoren las cosas, hay que hacerlo ya. Partan de la premisa de que el mercado es soberano y siempre lleva la razón, jamás se equivoca, solo se equivoca el inversor, de manera que sean humildes y reconozcan sus errores.

Esto es importante porque el ser humano tiende a ser prepotente por naturaleza, cuando el mercado va en dirección contraria a la posición abierta y termina en pérdidas, el inversor suele decir cosas como: “el mercado está manipulado, es que han ido a por mí, es que lo sabía, qué mala suerte”. ¿Por qué no dejan de pensar que son el ombligo del mundo? Si la operación ha salido mal es única y exclusivamente por culpa del inversor, bien por ser incompetente, o inexperto o bien prepotente e insensato.

Así pues, analizar de manera objetiva las causas de las pérdidas consiste en ver qué hemos hecho mal y por qué, si nos hemos saltado la disciplina (por impaciencia, avaricia, miedo), si nos ha fallado la psicología y frialdad, si hemos entrado sin un motivo técnico o macro de peso, si no nos dimos cuenta de que se iban a publicar unos datos importantes, si nuestro apalancamiento era excesivo.

Hasta ahora hemos visto las dos fases que hay que llevar a cabo tras una mala operación, en primer lugar relativizar el problema y en segundo lugar analizar objetivamente las causas de ello. Pero de nada sirve todo esto si la próxima vez volveremos a cometer los mismos errores. Puedo ser responsable de cometer un error, pero si lo vuelvo a cometer, además de ser responsable de nuevo seré también culpable.

Recuerden tres principios sagrados: la perseverancia es más importante que el talento y el genio. No teman al fracaso, sino a la certeza de la frustración. La sobreexpectación suele acabar en decepción.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: ,

12 Respuestas to “Cómo afrontar las pérdidas en el trading, relativización del problema”

  1. Jefferson 15 mayo 2014 a las 9:30 at 9:30 #

    Buen artículo si señor

  2. juanjo 15 mayo 2014 a las 19:05 at 19:05 #

    Ismael sigo tu blog porque tus artículos me resultan muy interesantes y didácticos pero en esta ocasión hay una parte que no comparto.
    No siempre que una operación sale mal es por culpa del inversor, usted mismo a escrito que esto es un juego de probabilidades.
    Yo suelo buscar patrones en velas japonesas apoyándome también en el macd.
    Cuando veo alguno y abro la operación ya se de antemano que no se cumplen el cien x cien de las veces.
    Creo que hay operaciones bien hechas con perdidas como también he ganado con operaciones mal hechas.

    • Ismael De La Cruz 15 mayo 2014 a las 19:08 at 19:08 #

      Hola Juanjo

      Cuando digo que siempre es culpa del inversor la pérdida y nunca del mercado me estoy refiriendo a que si el inversor se queja y protesta echándole la culpa al mercado, es engañarse a sí mismo, el mercado manda y hay que aceptar sus reglas, en caso contrario es mejor irse. El inversor sabe donde se mete, en un escenario de probabilidades y cuando sale mal simplemente se analiza el por qué, pero no se buscan excusas fuera, excusas ajenas al inversor, porque la mente humana es muy orgullosa y no le gusta aceptar que las cosas son así, siempre ha de buscar culpables fuera de uno mismo.

      Saludos

    • Pablo Fernández 15 mayo 2014 a las 22:18 at 22:18 #

      Buenas noches, es cierto que a veces puede pasar, pero es más facil repetir y volver a realizar una operacion bien hecha, aunque haya sido perdedora, que intentar repetir una mala que nos a dado beneficios, sencillamente por que la primera esta basada en un plan o sistema y la segunda ha sido suerte. Y esa es la diferencia entre movernos en un escenario de probabilidades o un juego de probabilidades. En un “escenario” de probabilidades o posible podemos anticiparnos y tener o estar preparados con distintas “soluciones”, en un juego de probabilidades lo unico que nos salva es entrar en la racha buena y dejarlo mientras estemos ganando. Mi humilde opinion. Saludos!!

      • Ismael De La Cruz 17 mayo 2014 a las 14:36 at 14:36 #

        El problema para muchos inversores es la psicología, si falla la cabeza se viene abajo cualquier otro planteamiento técnico que se haya establecido, aunque sea correcto.

        Saludos

  3. juanjo 15 mayo 2014 a las 19:32 at 19:32 #

    Solo era por matizar ese punto en concreto, el resto del articulo lo comparto por completo.
    No soy un trader profesional, conozco mis defectos pero ese en concreto lo tengo superado desde hace mucho incluso antes de comenzar en esto de los mercados.
    Yo creo que uno es el principal responsable de lo que nos va ocurriendo por la vida.
    Recomiendo la lectura del libro de la buena suerte.
    Creo que fue en este libro donde lei una frase que se me ha quedado grabada a fuego en mi mente. “ME HE DADO CUENTA DE QUE CUANTO MAS TRABAJO MAS SUERTE TENGO”.

    • Ismael De La Cruz 15 mayo 2014 a las 19:34 at 19:34 #

      Me gusta la frase, me la apunto en mi libreta de coaching 🙂

      Gracias!!

  4. juanjo 15 mayo 2014 a las 19:42 at 19:42 #

    Si te ha gustado la frase hay te dejo la que mas me gusta.
    “LA GENTE SE GASTA EL DINERO QUE NO TIENE EN COSAS QUE NO NECESITA, PARA PRESUMIR DELANTE DE GENTE QUE NO CONOCE O QUE
    LE CAE MAL”.
    Esta creo recordar que es de Alex Rovira.

  5. Manu 17 mayo 2014 a las 0:00 at 0:00 #

    Hola a todos, me acabo de suscribir al blog y me parece superintersante. Recomendaria encarecidamente un libro de Mark Douglas, “The disciplined trader”. Versa sobre psicologia del trading, y a mi simplemente me ha cambiado la manera en la que enfoco el aspecto psicologico como trader. Un consejo del autor, ver las perdidas como algo necesario para ganar, acostumbrarse a tomar perdidas, es parte del juego.

    • Ismael De La Cruz 17 mayo 2014 a las 14:39 at 14:39 #

      Bienvenido Manu

      Te pongo yo otro ejemplo:

      A nadie le gusta pagar un seguro del coche o de la casa, pero qué bien nos sentimos cuando tenemos un golpe en el coche o un problema en nuestra vivienda y el seguro se ocupa de todos los gastos y demás.

      Los stops igual, a nadie le gusta usarlos y menos aún que salten, pero qué tranquilos nos quedamos cuando salta un stop y gracias a él no se agrandan las pérdidas viendo qué el precio continúaría con fuerza yéndose en nuestra contra.

      Saludos

Puede comentar el artículo si lo desea