Ismael De La Cruz

Aspectos jurídicos del Derecho a la propiedad y el dominio

derecho

Vamos a ver varias cuestiones jurídicas relativas al Derecho de Propiedad, tales como su evolución histórica, legalidad y peculiaridades, extensión del dominio vertical.

El Derecho de Propiedad

Los antiguos civilistas definían el derecho de propiedad atendiendo a su contenido, como el derecho de usar, disfrutar, abusar, vindicar y disponer de una cosa corporal, sin más limitaciones que las impuestas por la ley o la voluntad del transmitente. Sin embargo, modernamente se estima que la propiedad no es una simple suma de facultades, ya que el propietario puede estar privado, aunque sea temporalmente de esas facultades, sin dejar por eso de conservar la propiedad.

La definición de Roca Sastre es bastante acertada, define el dominio como el derecho real que atribuye a su titular el poder o señorío más amplio posible sobre una cosa corporal, dentro de los límites institucionales, con carácter plenamente autónomo, en principio perpetuo, elástico y, en parte, de contenido discriminable.

Según la doctrina moderna, los caracteres del derecho de propiedad son:

-Generalidad. El poder que confiere la propiedad es susceptible de abarcar todas las utilidades de la cosa.

-Independencia. La propiedad existe por sí, sin apoyarse en ningún otro derecho.

-Abstracción. Es un poder autónomo, abstracción hecha de las facultades que integran la propiedad.

-Elasticidad. Puede comprimirse, al separarse alguna de sus facultades, pero cuando se extinguen los derechos limitativos del dominio, se reintegran al mismo automáticamente, dada su fuerza de atracción.

Evolución histórica

  1. Tiempo prerromano: la propiedad surge cuando los pueblos dejan de ser nómadas y pasan a asentarse, de manera más o menos estable, en determinados territorios.
  2. Roma: se distinguen dos clases de propiedad. La propiedad quiritaria sólo podía pertenecer a los ciudadanos romanos. La propiedad bonitaria posibilitaba las titularidades a favor de ciudadanos no romanos. En la época justinianea, desaparecida esta dualidad de propiedades, se unifica la propiedad como un derecho absoluto y libre.
  1. Derecho germánico: predomina la propiedad colectiva, a favor de la tribu o de la familia.

4. Edad media: aparece una propiedad caracterizada por el hecho de que el dominio se divide, el directo para el señor y el útil para el trabajador.

  1. Edad moderna: la llegada de la monarquía trae consigo el fin del feudalismo y de la confusión entre poder y propiedad, ésta se pretende que quede en manos del trabajador.

En España, el Decreto de las Cortes de Cádiz de 6 de agosto de 1811 terminó con los señoríos jurisdiccionales y con todas las prerrogativas y privilegios; se promulgan las Leyes desvinculadoras de 1820, que declaran abolidos los mayorazgos, fideicomisos y toda clase de vínculos.

Nace así la concepción liberal de la propiedad, que se cristaliza en el Código Civil, cuyas notas características son: 1) Ser un derecho fundamental, atributo de la personalidad; 2) Estrictamente individual, sólo al servicio de su titular; 3) Esencialmente ilimitado y libre, sin vinculaciones.

Concepto legal del Derecho de dominio

El Código Civil define el dominio y en su artículo 348 dispone que: “La propiedad es el derecho de gozar y disponer de una cosa, sin más limitaciones que las establecidas en las leyes. El propietario tiene acción contra el tenedor y el poseedor de la cosa para reivindicarla”.

El artículo 33 de la Constitución establece que:

1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

2. La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes.

3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública e interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

Ahora bien, la Constitución no incluye el derecho de propiedad entre los derechos fundamentales, sino entre los derechos de los ciudadanos, por lo que se aparta de la idea liberal de considerar a la propiedad como un atributo de la personalidad.

La propiedad no es en sí misma una función social, sino que ha de ejercitarse en línea con su función social. Por función social debe entenderse que la propiedad está subordinada al interés general o al bien común, con fundamento en el artículo 128 de la Constitución que establece que: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titular, está subordinada al interés general”.

La Constitución admite la expropiación, pero no de forma ilimitada, pues se reconocen las siguientes garantías, sólo por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

La extensión del dominio vertical

Los antiguos jurisconsultos decían que la propiedad se extiende por arriba hasta el cielo y por abajo hasta el centro de la tierra.

Una primera teoría dice que el espacio aéreo y el subsuelo son cosas comunes, porque no son susceptibles de apropiación. Otra teoría determina los límites del derecho de propiedad, señalando que la propiedad se extiende hasta donde exista el interés. El dominio del suelo se extiende por el espacio aéreo y por el subsuelo hasta donde sea requerido por el interés del propietario.

Nuestro Código se limita a decir en el artículo 350 que: “El propietario de un terreno es dueño de su superficie y de lo que está debajo de ella, y pude hacer en él las obras, plantaciones y excavaciones que le convengan, salvas las servidumbres, y con sujeción a lo dispuesto en las Leyes sobre Minas y Aguas y en los reglamentos de policía”.

Por tanto, hay que distinguir:

-En cuanto al vuelo: el propietario de un terreno es dueño de su superficie y puede hacer en ella las obras y plantaciones que le convengan. Ahora bien, este derecho no es absoluto.

El artículo 592 del C.C  atribuye al dueño el derecho a reclamar que se corten las ramas de los árboles que se extiendan sobre su propiedad, pero no a cortarlas por sí mismo.

Tendrá el límite derivado de las normas urbanísticas que establecen el volumen de edificabilidad y de los reglamentos de policía, hoy sustituidos por las normas de Derecho agrario cuando se trate de la facultad de cultivar el terreno.

-En cuanto al subsuelo: la propiedad del inmueble comprende el subsuelo y el propietario puede hacer en él las obras y excavaciones que le convengan. El límite viene determinado por la legislación, especialmente la relativa a minas, aguas, patrimonio histórico-artístico y al interés del propietario, pues no pude impedir intromisiones que se realicen a tal profundidad que carezca de interés prohibirlas.

El Texto Refundido de la Ley del Suelo de 20 de junio de 2008 limita las facultades dominicales sobre el vuelo y el subsuelo hasta donde determinen los instrumentos de ordenación urbanística.

 

Tags: ,