Ismael De La Cruz

Análisis del sistema electoral, la ley D’Hondt, voto nulo, voto en blanco

votar

 

Vamos a ver en este artículo todo lo que hay que saber sobre nuestro sistema electoral, la ley D’Hondt y el efecto de los votos nulos y los votos en blanco.

El voto nulo es inválido y por lo tanto no afecta al resultado final ni al escrutinio de votos. Como ejemplos tendríamos introducir dos papeletas de diferentes candidatos en el sobre (si las papeletas pertenecen al mismo, el voto sí es válido), hacer un dibujo, escribir algo, etc.

El voto en blanco es un voto válido y por tanto sí afecta al escrutinio en el sentido de que se suma a los obtenidos por las diferentes candidaturas para hacer el reparto de escaños. Su esencia radica en que la persona que lo emite está en desacuerdo con el sistema electoral, o mejor dicho, no se siente representado por ninguna de las formaciones políticas que concurren a los comicios, creándose de esta manera una falsa sensación de que la participación ha sido más elevada.

¿Es cierta la “leyenda urbana” acerca de los votos en blanco y a quién perjudica más? Sí. Nuestro sistema electoral se basa en la ley D’Hondt

Sí es cierto que ese «bulo» que circula en los corrillos tiene su base. España se rige por el sistema de cálculo de la ley D’Hondt, que excluye de la obtención de escaños a las candidaturas que no hayan conseguido, al menos, el 3% de los votos válidos emitidos. Si tenemos en cuenta que el voto en blanco sí se incluye en el recuento de papeletas, una candidatura necesitará conseguir más papeletas para lograr el escaño. Por tanto, es cierto que afecta a los partidos, sobre todo a los pequeños, para los que resulta más difícil reunir los votos necesarios para obtener ese escaño en juego.

Esto nos lleva a explicar cómo funciona nuestro sistema electoral y la ley D’Hondt. Hace unos años hablé de ello, de manera que les reproduzco a continuación un resumen.

¿Por qué en las elecciones europeas los partidos nacionalistas apenas tienen éxito y escaños y en cambio en las elecciones españolas es todo lo contrario? Debido a la estructura de nuestro sistema electoral y sobre todo a que en España la circunscripción electoral es la provincia y no el país. De todas formas, no somos los únicos que lo tenemos así, ya que en 21 de los 28 estados de la Unión Europea existe este mismo hecho.

En España, para las elecciones europeas, la totalidad del territorio español se convierte en la demarcación territorial a la que se imputan los votos de los electores y esos votos se convierten en escaños en las elecciones europeas. Así pues, los 54 eurodiputados que corresponde elegir a España son elegidos en una única circunscripción y los votos emitidos se convierten en escaños a través de Ley D’Hondt.

Pero en las elecciones generales en España el tema cambia radicalmente, ya que la circunscripción electoral es la provincia y no el país, por lo que los 350 diputados del Congreso no son elegidos en todo el territorio nacional,sino que son elegidos por los votantes de las diferentes provincias españolas realizándose un reparto de los escaños en función de la población de éstas provincias.

Así pues, con una circunscripción única (como sucedió en las pasadas elecciones europeas) salen beneficiados los grupos políticos que no son mayoritarios, en cambio, con la circunscripción de provincias salen bastante más perjudicados.

Pero volvamos a España. Hemos dicho que se utiliza una división por circunscripciones y la Ley D’Hondt para poder repartir los representantes dentro de cada circunscripción. Una circunscripción es una división electoral en el interior del país (en nuestro caso cada provincia es una circunscripción, así como también Ceuta y Melilla) A cada circunscripción le corresponde un número determinado de representantes por ley y los ciudadanos votan a sus representantes en cada circunscripción.

Pues bien, tras la votación se juntan todos los votos de una provincia y se aplica la Ley D’hondt: en base al número de habitantes de una provincia se le asignan un número de congresistas (mínimo 2, excepto para Ceuta y Melilla que es 1). Acto seguido se reparten los escaños en base a la fórmula matemática.

Evidentemente, los partidos mayoritarios en cada circunscripción se llevan más escaños. Hasta aquí todo normal y lógico. Pero claro, al ser la circunscripción la provincia, los resultados salen un poco “tergiversados”, ya que en las provincias pequeñas se reparten pocos escaños. Piensen que si en una pequeña provincia por ejemplo solo se reparten dos escaños, uno irá para el partido con más votos, el segundo escaño es para el segundo partido con más votos (o incluso también para el primer partido si ha arrasado en los comicios). Por tanto, los siguientes partidos se quedan sin escaños y da igual el número de votos que hayan logrado.

Leí hace tiempo en un medio de comunicación (concretamente en El País) un ejemplo significativo al respecto. En Teruel se necesitan 25.000 votos para alcanzar un escaño (equivale a un 33% de los votantes turolenses y sólo el PP y el PSOE podrían aspirar en circunstancias normales a sacar escaños). En cambio, en Madrid un 3% de los votos son 3 escaños (equivale a 300.000 votantes).

Dos conclusiones se pueden extraer de nuestro sistema electoral con la provincia como circunscripción y no el país:

* Aquellos partidos políticos con mucho peso en una CC.AA tienen fácil obtener escaños aunque el número de votos obtenidos a nivel estatal sea bastante bajo.

* Los partidos no nacionalistas que no sean la primera o la segunda fuerza del país, lo tienen muy complicado, pueden lograr muchos votos a nivel estatal, pero están muy dispersos, de manera que no se traducen en escaños, tan solo en las grandes provincias.

Pero no se engañen, el hecho de que nuestro sistema electoral no sea tan proporcional no es culpa de la Ley D’hondt, sino de que la circunscripción electoral sea la provincia y no el país completo (como pasa en las elecciones europeas donde también se aplica la Ley D’hondt).

Visítenos en Wise Trend. En medio del caos siempre hay una oportunidad. En Premium tendrán acceso cada día a vídeos, ideas operativas, análisis, artículos explicando el escenario de las Bolsas europeas y americanas, acciones, divisas, índices.

Suscríbase al blog (es gratis) y recibirá cada semana un boletín con el escenario de los mercados, además de un aviso por mail con los artículos publicados en el blog.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , ,

2 Respuestas to “Análisis del sistema electoral, la ley D’Hondt, voto nulo, voto en blanco”

  1. Cesar 26 junio 2016 a las 12:49 at 12:49 #

    Hola Ismael soy cesar q no hablaba contigo desde mucho antes del brexit, ahora la pregunta entre en libras en 0.73, donde puede llegar el par con el brexit ya materializado, cuando saldrías tu y a q moneda? Yo no puedo cambiar hasta el 23 agosto, gracias

    • Ismael De La Cruz 26 junio 2016 a las 12:56 at 12:56 #

      Hola César

      En el artículo que escribí en Expansión comenté que el primer objetivo de la subida en eur/gbp lo tenía fijado y calculado en 0,84. De momento llegó a 0,8315 desde 0,76 que no está nada mal.

      El Banco de Suiza está interviniendo desde el viernes y así lo han reconocido ellos mismos. Este es el motivo por el cual el precio bajó luego de 0,8315 a 0,81 donde cerró la sesión.

      La intervención del Banco de Suiza es evitar que el franco se fortalezca demasiado, de ahí que esté comprando a mansalva.

      Si lograse llegar de nuevo a 0,83 yo personalmente me iría, si hablamos de un perfil conservador. El destino a euros. siempre digo que no se puede salir de málaga para ir a malagón, si se sale de una hipoteca multidivisa es mejor volver al euro porque hay muchas cosas pendientes en el mundo (tipos interés Fed, elecciones en USA, formación gobierno en España, incertidumbre con el Brexit, otros países pueden seguir los pasos del Brexit, etc, etc).

      Saludos

Puede comentar el artículo si lo desea