Ismael De La Cruz

Análisis de Gas Natural, la compra de CGE y la vuelta del dividendo

Análisis de Gas Natural

Análisis de Gas Natural

 

La compañía española Gas Natural ha prometido a sus accionistas que tras la opa sobre CGE mantendrá el dividendo. Realmente la promesa es que esperan en el 2015 lograr 1.500 millones de euros de beneficio neto y de ese dinero entregar al accionista el 62% de los beneficios (lo que se conoce como pay out).

Y es que la compra de CGE sería la mayor operación de Gas Natural a nivel internacional, con la idea de incrementar la diversificación geográfica y fortalecer la posición en Latinoamérica. En principio, la exposición a España se reduciría del 56% al 49% y en Latinoamérica alcanzaría el 35%.

La compra de CGE la llevaría a cabo la compañía española con su propio capital, puesto que cuenta con una liquidez de 12.000 millones de euros. Por el momento, Gas Natural logró un acuerdo para hacerse con el 54% de CGE, el siguiente paso es formalizar una opa por el 100%. El 14 de noviembre se anunciará públicamente el resultado de la oferta y el 28 de noviembre sería el último día de pago a los accionistas de CGE.

Se habla mucho de si con esta operación corporativa, Gas Natural daría por cerrado el tema de adquisiciones. No tiene por qué, no en vano, dentro del sector la siguen viendo como la principal candidata a comprar EON España.

En definitiva, que la operación corporativa es interesante y los resultados son para el medio plazo. En el corto plazo las caídas obedecen a que la operación no ha sido barata y algunas voces ponen en entredicho que el dividendo se pueda mantener.

Técnicamente hablando, Gas Natural mantiene vigente la tendencia principal alcista. En lo que llevamos de año sube en torno a un 15-16%. Entonces, si la compra de CGE es interesante, ¿por qué cayó en Bolsa la compañía española? Pues básicamente porque el mercado estimó que es una operación corporativa cara. Fíjense que además tendrá que hacerse cargo de una deuda de 1.800 millones de euros, lo que empieza a hacer dudar acerca de si el repartir dividendo a los accionistas será una política viable y sostenible en el tiempo.

En el último análisis realizado el 28 de febrero, les comenté que mientras estuviese por encima de los 17-17,15 euros implicaría fortaleza alcista, que los inversores podían seguir comprados, y que rompiendo por arriba los 19,23 euros podríamos ver nuevo impulso al alza. Al respetar los 17-17,15 euros (el mínimo fue 17,83 euros) las compras no “peligraron” y al romper los 19,23 euros se activó un nuevo impulso en la subida.

Impulso al alza mientras se mantenga por encima de los 20,80 euros, perder esta referencias implicaría que la debilidad continuaría y con ella el riesgo de más recortes.

Presenta por arriba dos resistencias. La primera es el doble pivote de 24,40-25,03 euros y la siguiente está en los 25,78 euros.

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea