Ismael De La Cruz

A vueltas con los stress test a la banca europea

Volvemos de nuevo con las pruebas de stress test a la banca europea, un tema del que se podría escribir mucho en cuanto s u grado de fiabilidad y efectividad, que hasta la fecha digamos que deja mucho que desear.

La primera prueba se llevó a cabo en el año 2010. Fracaso total, puesto que al poco tiempo el sistema financiero de Irlanda cayó y eso que aprobó con nota.

La segunda prueba se efectuó en el verano del 2011, Dexia aprobó con nota y poco después la entidad belga cayó.

El pasado año hubo una nueva prueba, pero a diferencia del año 2014 En el que se examinaron a 123 entidades que representaban el 85% del sector, en esta ocasión, no sólo se sometían casi la mitad de bancos, sino que además no había ni aprobados ni suspensos puesto que se considera que cada banco tiene necesidades de capital diferentes según su perfil de riesgo.

Así es, en el 2016 las pruebas se efectuaron sólo a 51 bancos de 15 países que representan el 70% del sector bancario (excluyendo los bancos de Grecia, Chipre y Portugal), midiendo su capacidad para resistir ante determinadas situaciones, escenarios y adversidades durante los próximos tres años. De estos 51 bancos, sólo fallaron dos. Los seis bancos españoles que participaban superaron el examen, siendo Banco Popular la entidad española que pasó el examen de manera más ajustada. La peor entidad fue la italiana Monte dei Paschi di Siena.

la cuestión es por qué fracasan estas pruebas de stress test, por qué no son fiables. La respuesta es sencilla: porque no son en modo alguno realistas Para no alarmar a la sociedad con resultados en ocasiones preocupantes, se realizaron simulando un escenario negativo, pero muy alejado del real, incluso no tuvieron en cuenta que hubiera problemas de deuda soberana ni que tuvieran que aplicarse quitas.

Y ahora volvemos a tener nuevas pruebas de stress test a la banca del Viejo Continente. En esta ocasión se someterán a dichas pruebas 110 bancos, un examen centrado en las carteras de crédito y renta fija. Lo curioso es que el Banco Central Europeo no difundirá los resultados individuales. Sí, como lo oyen. La cuestión es que los resultados ayudarán al BCE para calcular las necesidades de capital de cada banco, pero en cambio no se harán públicos. Bravo por la transparencia, así se logra la confianza de los ciudadanos en el sector, sí señor.

Los bancos tienen de plazo hasta el día 5 de abril para acometer las sucesivas simulaciones. Una vez el BCE tenga en su poder los resultados, tendrá hasta finales del mes de junio para evaluar los datos de cada entidad bancaria, así como determinar los niveles mínimos de capital regulatorio de cada banco para el año 2018.

Ningún mar en calma hace buenos marineros. Deje que le acompañemos en las aguas revueltas de los mercados financieros. Ponemos a su disposición nuestra experiencia y conocimientos. Puede pinchar aquí para ver lo que le ofrecemos y los regalos que puede obtener con las ofertas y packs.

Suscríbase al blog (es gratis) y recibirá cada semana un boletín con el escenario de los mercados, además de un aviso por mail con los artículos publicados en el blog.

Tags: , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea